NO ESTÁ ENFERMA, PERO ESTÁ MURIENDO.


La espera se torna tortura, los minutos siguen pasando y todos queremos para el reloj. No hay manera de que nadie entienda el significado de las palabras "No hay nada que hacer" cuando no son dirigidas a ellos. Pero hoy mi familia las ha recibido y el mensaje a sido desgarrador.

Es el ciclo de la vida, lo sabemos, el costo de la vida es la muerte, pero es tan difícil de aceptar.

Ver morir a alguien es mucho más desgarrador que ver a alguien muerto, Recientemente lo he aprendido. Mi mejor amigo murió hace siete años, y aún a veces lloro; mi abuela se está muriendo justo ahora, y nos está matando con ella.

Va a dolerme perder a mi abuela, pero no tanto como me duele ver a mi mamá perdiendo a la suya. Sus ojitos razos me matan, su cuerpo temblando de impotencia, al no poder hacer nada por su madre, me hacen temblar, tampoco puedo hacer nada por remediar el dolor de la persona que más amo en el mundo.

Quiero ser fuerte y estar con ella, pero he salido corriendo como la patética cobarde que soy. Estoy en el trabajo intentando que todo lo que me duele no me haga llorar, esperando tener el valor de volver a casa en algunas horas, escuchando Evanescence para que mi corazón no se apague, como los ojos de mi madre o la vida de mi abuela.

Es tan difícil decir adiós, pero es más difícil ver a la persona más importante de mi vida perder a la persona más importante de su vida. Mi mamá no está enferma, pero está muriendo, a cada lágrima que derrama su rostro se ensombrece, lo he notado y me duele.

Quisiera tener las palabras que le den el consuelo, pero soy la más idiota escritora, cuando la tengo en mis brazos no hay palabras, solo comparto su pena y lloro a su lado.

"Digan adiós con una sonrisa" dijo la médico que la ha revisado hace una hora. Pero no hay manera de sonreír cuando quien se va es alguien tan importante. Mi mamá no está enferma, pero está muriendo, sus labios tiemblan mientras contiene el llanto, haciendo tiritar a mi corazón.

Quisiera tener los brazos de una madre, para curar sus penas, pero soy tan inútil en este momento, cuando la veo a punto de llorar sonrío buscando tener una sonrisa de ella. Pero ella no tiene sonrisas, solo tiene amargas y dolorosas lágrimas que destrozan mi razón.

Mi mamá no está enferma, pero está muriendo... y me arrastra con ella.

Comentarios

  1. Mi abuela, que fue más una madre para mí, murió de a poco, luego de una enfermedad de años. Todos nos apagamos con ella hasta que ya no fue ella misma. El final nos deja a todos con frases tontas del estilo "ya no sufrirá más" "esto no era vida" "irá a un lugar mejor", pero en algún punto sabemos que todo eso es cierto.
    Me encantó el título que has puesto, me has hecho acordar a algo que escuché o leí: "todo lo que nace está muriendo de a poco, permanentemente". Igual, otra frase tonta que no sirve de consuelo real en el momento que ocurre algo así.
    Solo me queda enviarte un abrazo y mucha fuerza para sostener a tu mamá.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jaz. Fuerza es justo lo que necesito, es tan difícil y doloroso que en serio siento que no puedo. Te quiero mucho, amiga. Besos!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

52 Retos de escritura 2017

LO QUE CUBRE EL SILENCIO

Citaura Febrero